lunes, 24 de junio de 2013

Poema a un padre que tuve

     Enrique puede entrar en la belleza de la ternura con su poesía. 
               Escribió este poema de mi para mi padre:







La madrugada le baraja el rostro
hoy su padre le habla desde un gran volumen vacío
ella aún corre sobre tablones y puentes
es su pequeño centinela
y en su isla
estallan recuerdos
¿habrá una carta desconocida
para tocar las manos de tu alma?
Ambos se hicieron entre si
mojados
desde su propia audacia
hombre e hija
crearon un metal oculto
empuñando sabia tanta ternura
¿dónde nace tu sombra...papá
para deshacerla en algún lodo?
¿te rejunto
fuera de ti en mi?
Y entonces se descansa de piel
en los jugos del corazón
tu mano, pequeña, quedará en mis manos
y sus fisuras
son ausencias que beben”
hoy el tiempo enciende de nuevo luz en el viento
su memoria es finita como un hecho
porque el aire Mariana lo llena de signos
que coloca en voz baja.

5 comentarios:

  1. Siempre se vive cuando el amor está asomado. Cada recuerdo... tiene una nueva vejez que vivir.
    Muchos cariños Mariana.

    ResponderEliminar
  2. Precioso!! Y, claro, me emocionó... :-)

    ResponderEliminar